El viaje es peligroso…

 

La Bestia del Sabbat acecha en cada esquina, en cada rincón. Su dominio es indiscutible, su mayor número temible y su hambre insaciable. Viajar es un peligro constante, un riesgo al que un Vástago solo se somete si no le queda más remedio o acude a algo de alto interés para él.

 

Todos aquellos que deciden correr el riesgo pueden acabar siendo lacerados por las garras de la Bestia de las manadas del Ankh, y con gran probabilidad, acabarán entre sus fauces en forma de ceniza. Es por eso que hay que ser muy cautelosos en los viajes.

 

Cuando os sea entregada la ficha antes del vivo, realizareis una pequeña prueba de azar. En ese momento se os entregará un sobre con la información que determinará si vuestro viaje no ha tenido ningún percance o si, por desgracia, comenzáis en unas determinadas circunstancias afectados por un ataque o un accidente. Si tenéis suerte, quizá  este fatídico percance os traiga alguna información reveladora.

 

Para esta mecánica se considera que todos los Vástagos viajan de forma segura y cautelosa dentro de sus límites, sin compartir con nadie esa información. Los Nómadas, debido a su habilidad para viajar por la peligrosa península, están exentos de esta mecánica.

 


Mi Bestia se debilita

 

Las Bestias de los Vástagos reaccionan entre sí en una lucha constante por la que el impulso primario de lo que intenta romper nuestro raciocinio salga y se desate. Es una lucha continua, parte de la maldición, en la cual intentará el Vástago conservar el control de lo que quede de él y no ser consumido por su propia Bestia, la cual reacciona de forma más agresiva o calmada dependiendo de la edad de otra Bestia que tenga cerca.

 

Pero aquí, donde la Disgenesia debe romper con esos tabúes de humanidad y demostrar que la selección natural debe acabar con lo débil e innecesario, es importante no mostrar esos signos que desnudarían tu debilidad ante los demás.

 

En determinado momento del juego, uno de los Narradores puede colocar en tu personaje o en otro una pegatina roja en un lugar visible de tu atrezzo. Esta pegatina simboliza que tu Bestia se vuelve débil y que los demás tienen el impulso de vejarla e incluso abalanzarse sobre ella para humillarla. Una vez que la Bestia débil haya sido avergonzada, el efecto desaparecerá volviendo a la normalidad, ya que el proceso la ha fortalecido para no ser una víctima de la Disgenesia.

 

 

Horror Personal

 

El simple hecho de necesitar de la vida de los demás para poder alimentarte día tras día, la posibilidad de que la Bestia que hay dentro de ti tratando de liberarse por la fuerza en una lucha eterna para que pierdas el control y la inmortalidad, que hace que no perezcas ni envejezcas y que, sin embargo, permite que veas que el mundo sigue avanzando a tu alrededor y que ya no formas parte de él; son hechos y circunstancias que torturan lo que queda de alma del Vástago.

 

Todos recibiréis junto con vuestra ficha un sobre blanco el cual no se podrá abrir hasta que se indique. El momento llegará cuando un Narrador te toque dos veces en el hombro mientras  sigues a tus tareas. Deberás finalizar tu escena con total normalidad y después abrir ese sobre. Por determinadas circunstancias una visión vendrá a tu cabeza en la cual podrás vivir en tus propias carnes un horror personal de tu personaje como si fuera real, como si pudieras palparlo y sentirlo, como si la sangre salpicara tu propia cara o los gritos ensordecieran tus oídos.

 

Después saldrás del shock y descubrirás que todo ha sido una ilusión pero que fue muy real. La desconfianza se generará en ti e incluso puede que tengas que comprobar algo para asegurarte que todo sigue en orden por el miedo que te embarga. El problema es: ¿Cuál es el origen de este fenómeno?