De una noche de verano de bella luna y cielo escampado, no podía surgir el horror de aquella noche, era imposible.


Los Vástagos de Cáceres se reunieron con recelo después de lo pasado hace poco. La incógnita de un futuro gobierno y quién lo llevaría a cabo. ACE convocó a los Vástagos, los cuales ya se olían que el antiguo Sheriff podría hacer una reclamación de Praxis.


Incitó al debate pero no daba el paso a reclamar nada. Surgieron conspiraciones, frustradas algunas, humillaciones públicas y presentación y llegada de nuevos Vástagos locales. Surge incluso una nueva sangre que ahora hace que el clan Tremere tenga representación en Cáceres.


La noche transcurrió hasta que se volvió violenta entre los asistentes, algunos comenzaron a sentir su bestia débil y los demás aprovecharon para recordar su supremacía en la sociedad cainita.


La preocupación por lo que asola los exteriores de la ciudad fue creciendo, hasta el punto de querer dejar un señuelo. Dejaron una pequeña Gangrel estacada para ver que ocurría y se la encontraron más tarde con marcas como si hubieran bebido de ella.


Mientras tanto, la emisaria de Torrevieja hacía sus indagaciones, investigaba a los presentes buscando respuestas para el Senescal de Torrevieja y el anfitrión no se cansaba de recordar que había un conflicto en ciernes, si esto continuaba así.


Volvieron al pequeño terreno para hablar de lo ocurrido pero ya era tarde. Comenzaron a ver una figura femenina alta de pelo largo que se movía entre las sombras. La niebla comenzó a atrapar los alrededores dejando un nublado cielo y la calma se rompió con un llanto que mermó la moral y la seguridad de los presentes.


Algunos comenzaron a confesar que les había parecido ver al viejo Braulio paseándose por aquel terreno o hablando con algunos, otros les tacharon de lunáticos y fueron los propios hijos de Malkav, los que se tiraron en ese momento al suelo y sufrieron un colapso diciendo que escuchaban la risa de Don Braulio en sus cabezas.


De la pequeña charca comenzó a surgir esa figura femenina, vestida con un camisón roído. Era muy alta, pelo largo negro y desatendido que le tapaba gran parte de la cara. Su voz mientras lloraba hacía estremecer a cualquiera y se acercó a los asistentes los cuales retrocedieron al sentir su enorme bestia.

 

 

La Antigua pidió explicaciones de qué ocurría y por qué sus bolsas de sangre se arremolinaban en un terreno, que por qué estaban callados. Lanzaba preguntas de la situación actual y no parecía entender nada, era como si viniera de otro tiempo. Se presentó con el nombre de Silvia y su mirada hacía que cualquiera bajara la mirada.


Un Neonato se acercó con un ojo cambiado de color a ese tono plateado o blanco que decían que era producto de los experimentos de Don Braulio. Silvia se acercó a él para decir que sentía la creación de su Chiquillo en ese ojo y acto seguido arrancó al Neonato el ojo de una forma brutal y sangrienta con sus colmillos. Rio viendo la creación de Don Braulio sin explicarla y declaró que era hora de una época de misticismo y de dejarse de pamplinas de ciencias.


Acusó a ACE de intentar asesinarla, y de que le salió demasiado mal, por lo que ahora tiene que sufrir sus consecuencias. Le arrancó la garganta y escupió dentro de ella, quitándole la virtud de su arte, la voz, y obligándole a ser su esclavo nombrándole Comendador de su Reino para obligarle a velar por las Tradiciones. Le recordó que sin su permiso expreso no podría abandonar la ciudad. Se proclamó a sí misma Reina de Cáceres y preguntó rápidamente por su biznieto Braulio, del cual ninguno se atrevió a confesar nada, solo que lo habían asesinado.


La nueva Reina se retiró dando la espalda sin ningún miedo a todos para volver a hundirse en el agua, así quedaron todos entre la incertidumbre.


Al rato un hombre escuálido, de marcadas costillas y apoyándose a duras penas en un palo para poder avanzar dijo que la Reina tenía ya edictos que dar: tres días de ayuno de sangre por la muerte del anterior Antiguo en esta tierra, la Familia podía volver a su casa cuando quisiera si así gustaban pues por lo visto están a buen recaudo gracias al Antiguo de Sevilla y por último, que los visitantes abandonaran su Reino y que si alguna vez volvieran de visita, primero la presentaran sus respetos.


Dicho todo esto, el hombre suplicó morir pues no quería volver a seguir sirviendo a la Reina. Su petición fue concedida casi al momento y finalmente la reunión se disolvió entre miedos, desconfianza y sobre todo la desesperanzada promesa de la Antigua de que solo estarían a salvo bajo su protección.


Han pasado ya dos noches y el ayuno tortura a los más jóvenes y débiles. Ya es más que conocido que la Reina se alimenta de sus habitantes y no de los humanos y el miedo y la tensión se palpa en el ambiente si ella está cerca.

 

La emisaria de Torrevieja marchó sin dejar rastro cuando la Antigua se fue. Sus conclusiones parecían funestas y cuando llegaran al Senescal de Torrevieja, como predijo ACE, comenzaría un conflicto que podría tornarse en algo bastante serio a tener en cuenta entre los dos Principados.


No se localiza a tres miembros del clan Gangrel, de los cuales uno de ellos es la pequeña estacada, es como si hubieran sido destruidos o se los hubiera tragado la tierra. ¿Dónde irán con información tan valiosa sobre el Dominio? ¿Quizás se dirijan hacia el enemigo?


No hay rastro alguno de la Familia, aunque tengan permiso no parece que hayan vuelto ni que sea inminente su vuelta, pero algunos ya saben que no será bueno que esos Malkavian vuelvan a pisar la ciudad.


La Antigua comienza a conocer a sus súbditos y lo hace cada vez en un emplazamiento distinto, siempre en la parte antigua de la ciudad. Ha expulsado a todo Vástago que viviera en ella para adueñarse como si de su gran castillo se tratara. Se requiere su permiso para pisar la parte antigua.
La bestia se ha posicionado y está claro que la depredación ha comenzado.